Una buena dosis de complicidad en el porno

Se acaba el año 2019 y El Acomodador no quería cerrarlo sin recurrir a uno de sus clásicos pornos favorito, las creaciones de Bel Gris para la productora Tetatita. Por ello, hoy nos trae al vestuario las dos partes de la escena Don´t forget your clown o, lo que es lo mismo, no olvides el payaso que llevas dentro. Una buena dosis de complicidad en el porno con un trío de lo más morboso.

Título: Don´t forget your clown 1 y 2
Producción: Tetatitaporn.
Elenco artístico: Bel Bris, chico y chica.
Duración: 13:20 y 11:53 minutos.
Género: Trío, bicurious, gayfriendly.

El sexo es en gran parte complicidad y, como el porno no es más que una relación sexual televisada, las escenas pornos deben tener una buena dosis de complicidad. Requisito que cumple con creces Don´t forget your clown, una de las últimas creaciones de Bel Gris para la productora Tetatita. Una escena en dos partes, con el propio Bel como protagonista, que comparte trío con una chica y otro chico.

Un juego, como lo es el sexo, es el origen de todo, ya que sólo Tetatita es capaz de empezar uno de sus cortos con un juego de marionetas con un el muñeco de un payaso y dos figuras de un gato y un perro para enlazar, inmediatamente, con una polla de grandes dimensiones que se cuela en el marco de una puerta. Son dos chicos con ganas de juego que se masturban mientras espían a una chica que duerme. Bienvenido, nuevamente, el universo Tetatita-Bel Gris.

De nuevo, la importancia de la mirada, la de estos dos chicos, que no le quitan ojo a la mujer, pero que también pueden ser objeto de las miradas de las personas que caminan por la calle a través de la gran cristalera del salón. Sin olvidar la mirada entre ellos mientras se pajean o la de las figuras del comienzo de la escena que los contemplan en pleno trío, ya con la chica despierta y en acción.

Pero nunca hay cruces de miradas de los actores con la cámara o el espectador. Ellos follan como si no fueran conscientes de que los están filmando. La cámara, en este caso, no es un protagonista más, como tampoco lo son Bel Gris y sus parteners sexuales. Lo importante es la buena dosis de complicidad que reina en todo momento entre ellos, quienes contagian al público, sin necesidad de una mirada, todo lo que están disfrutando.

Sí es cierto que la escena, en sus dos partes, contiene todos los guiños a los que Bel Gris nos tiene ya acostumbrado en sus escenas de iniciación a la bisexualidad, aunque ya sabemos que en Tetatita las etiquetas no existen. Hablamos de los primeros planos de de la polla del otro con su rostro detrás; que le coja el pene a su compañero de escena en más de una ocasión, bien para meterlo en la boca de la chica o en su sexo, o simplemente para blandirla cual espada; o que el otro chico se folle a la chica, con el culo delante de Bel a cuatro patas sobre ella.

Por no mencionar los acercamientos cada vez mayores de Bel a una polla. El actor, director y productor no pierde la ocasión de aprovechar que el otro actor se está follando a la actriz o que éste le está haciendo una mamada para bien lamer su clítoris o darle un beso en la boca, respectivamente. Supongo que nos quedamos con la miel en los labios, pero, si pasase otra cosa, la que todos estamos pensando, no sería un corto de Tetatita… ¿O sí?

Interesante es también el uso de la música, pero también del silencio o ausencia de música. Ésta está presente pero como un telón de fondo, de una manera sutil, sin que sus sones oculten al verdadero protagonista de la escena: el placer sexual. Éste se haca más patente en los momentos de silencio musical. Y es que es increíble como suenan las mamadas de las chicas, en unos sonidos guturales que parecen amplificados.

El resultado son pequeñas dosis del universo sexual de Bel Gris llevado al cine, ya que otro de los distintivos que caracterizan las producciones de Tetatita es que sus escenas son cortas, unos 10 minutos, tirando también con frecuencia de las segundas partes. Pero, la verdad, hagan lo que hagan o cómo lo hagan, nos encanta, porque el resultado es una buena dosis de complicidad en el porno.

Lo mejor: El final de la segunda escena, la mirada de Bel mientras el otro chico eyacula.
Una pega: Que el esquema de la escena se repite en sus últimas producciones. Nos quedamos con ganas de mas.
Una curiosidad: La grandes dimensiones de las pollas de los compañeros de escena que se busca Bel Gris.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Baccos dice:

    Ese tipo de esquema en las produciones de Bel Gris es mas Queerbating que Gayfriendly tiene años haciendo lo mismo… es hasta molesto tratar de insinuar tension sexual entre dos chicos para que al final aparezca una chica a salvar la masculinidad heterosexual de los dos sujetos, si Bel Gris de verdad quisiera hacer una escena bisexual o gay hace tiempo lo habria hecho si de verdad fuera tan anti etiquetas como afirma

    Me gusta

  2. Cristóbal dice:

    Excelente me encantó. Cristóbal desde Venezuela Caracas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s