Lluvia dorada en el vestuario

Dicen que la lluvia en Sevilla es una maravilla. Y esto es lo que deben pensar precisamente los amantes de la urolagnia. Es un fetiche más conocido popularmente como lluvia dorada que consiste en jugar sexualmente con la orina. Esta práctica puede derivar en el undinismo, derramar el ‘meado’ sobre otras persona, o la urofagia, cuando ésta última se lo bebe. Hoy hemos querido hablar de lluvia dorada en el vestuario con Jose y Cristian.

Qué es lo que puede llevar a una persona a iniciarse en este fetiche sexual. En el caso de Jose, más conocido como Jabita, todo un actor porno amateur que hace arder las redes sociales con sis vídeos, su primera experiencia fue hace muchos años. “Estaba con un amigo en el baño haciendo el gilipollas y cuando se puso a mear recuerdo agacharme para darle un bocado en el rabo y lo primero que hizo fue soltar el primer chorro en mi boca. Fue realmente asqueroso”, recuerda. Por ello, “aparté rápido la boca, lo solté todo en el baño y recuerdo enjuagarme la boca para quitarme del todo la sensación y el sabor de aquella meada”.

Pero a pesar de este sabor amargo en sus inicios, Jose descubrió que le gusta el pissing cuando iban pasando los años, aunque “en un principio lo detesté”. Y es que , “a medida que tenía más experiencia a nivel sexual, era una practica que me llamaba mucho la atención, cada vez me resultaba mas apetitosa y morbosa y, ademas, despertaba en mi la parte mas depravada y sumisa“. A partir de ahí, “fui experimentando y, a día de hoy, se ha convertido en una de las practicas que mas excitación me provoca”.

Si tiene que elegir, es de los que prefiere “recibir los meos“, aunque, prosigue, “también me gusta y me da morbo darlo yo, pero reconozco que no me excita tanto como recibirlo”. Eso sí, reconoce que “ver a hombres mear no es mi punto fuerte, aunque en algún momento muy puntual sí que me ha podido dar morbo verlo”.

Para Jabita hay dos lugares en los que mas le gusta y excita que le echen las meadas: en la boca y dentro del culo. “En la boca es una experiencia increíblemente morbosa. Esperar al otro con la boca abierta de rodillas mientras su rabo esta apuntando a tu lengua para echarlo todo es totalmente excitante”. Eso si, nos aclara, “es mejor tragar una buena meada cuando sale lo mas limpia posible. Cuanto mas transparente y limpia, mas suave y mejor gusto tiene. Sin embargo, cuanto mas amarilla y mas densa, el sabor puede llegar a ser muy desagradable y ácido para quien lo recibe, aparte del olor en si.” Así que recomienda beber mucha agua o te antes de hacer esta practica para que el gusto sea agradable y acuoso al paladar.

Lluvia dorada en un local de cruising

Recibirlo dentro del culo también es una de las practicas mas excitantes para Jose. Y es que “sentir que la persona que te está penetrando está meándose dentro de ti y ver como tu culito se va calentando por dentro a medida que va entrando el meo es una de las experiencias mas placenteras“. En este caso, ocurre lo mismo que cuando se traga, ya que “mientras mas limpia sea menos irritará y mas placentero será”.

Su experiencia mas morbosa practicando lluvia dorada fue una tarde en un local de cruising. Como nos cuenta Jabita, “tuve sexo con un chico y, al terminar de correrse en mi culo, se quedó quieto unos segundos dentro de mi, sentí como apretó un poco y empecé a notar algo muy caliente que se esparcía dentro de mi”. Durante toda la tarde, prosigue, “nos íbamos cruzando por el local y cada vez que tenia ganas de mear, en vez de ir a los baños, me buscaba para mearme en el culo y luego cada uno seguía con lo suyo ¡Fue súper morboso!”.

Una pena, ya que, como nos confiesa, “la verdad es que no es tan fácil encontrar a personas que les guste esta practica, aunque reconozco que cada vez hay menos tabúes y vas encontrándote a gente con curiosidad o que se abren a adentrarse al mundo de los meos”. También, apostilla, “es una practica que es bastante aceptada y normalizada, aunque, a su vez, aun genera bastante rechazo por considerarse fuera de lo que entendemos como convencional a nivel sexual”.

Y es que, “el pissing puede considerarse extremo o dentro de una practica depravada, pero no llega a la altura del scat, el dolor físico u otras practicas que sí puedan considerarse mas límite. Así que eso también hace que la gente vaya rompiendo barreras con este tema y que muchos se abran a tener curiosidad y experimentarlo”.

Sin comerlo ni beberlo

En el caso de Cristian, un canario afincado en Madrid, que también es experto en subir la temperatura en redes sociales, la lluvia dorada no era algo que le gustase hasta que lo probó.
“Siempre que me hablaban de ello, ponía mis misteriosas caras de rareza”. Por ello, su primera vez, recuerda, “fue sin pedirlo, llegó de repente, sin que me lo esperara ni que se hablara del tema”. Sucedió, nos narra, “con el típico tío alto, musculoso y pinta de empotrador. Sacó un plástico, lo puso en la entrada, me dijo que me pusiera de rodillas y allí estaba yo, empalmado, recibiendo su meada y corriéndome sin tocarme”

Cristian no imaginaba que que algo que repudiara, iba a hacer que llegara al orgasmo en minuto y medio, sin apenas tocarse. “Desde entonces es algo que he podido hacer en contadas ocasiones esperando el mismo resultado” y lo que más le gusta, sin duda, “es recibir”, ya que “alguna vez he intentado dar, pero es complicado con la concentración”. A Cristian le gusta que los meos “caigan por todo el cuerpo, empezando por la cara y la boca”. Aunque nunca se los ha bebido, “pero sí he jugado con ellos en la boca”.

Este canario en Madrid también es consciente que es complicado encontrar a otros chicos con los que compartir este fetiche. Aunque, “sí es cierto que hay más personas de las que creemos”., pero, en su caso, “tampoco es algo que hago con el primer que pase, necesito algo de confianza para estar cómodo”. Pero, para los tiempos que vivimos, “hay mucha gente que lo ve mal, aunque no te desprecian por ello, simplemente dicen que no les va y listo”.

Por eso siempre hay que estar atento, porque una tormenta se forma en un momento y te puedes encontrar con lluvia dorada en el vestuario. Si eres de los que te pone, como a nuestros chicos de hoy, sólo déjate llevar y disfruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s