Sesión de yoga desnudo en el vestuario

Lleva 15 años practicando yoga y 12 enseñándolo por el mundo. Se llama Fernando, pero seguro que te suena más si te digo ‘The Guru of Yoga‘, quien está hoy con nosotros para ofrecernos una sesión de yoga desnudo en el vestuario. Una oportunidad única, ya que este chico es un amante de los viajes y le gusta recorrer el mundo con sus clases. Este verano y otoño lo podrás encontrar en Barcelona.

Beneficios y mitos del yoga

Al encontrarnos con él, la primera pregunta que nos surge es ¿por qué tienen que practicar el yoga Los chicos del vestuario? Él lo tiene claro y es que “el yoga tiene un poco para todos: los que buscan calmar los nervios, salen completamente relajados después de la clase; para los que tienen problemas de salud, hay posturas específicas para muchas dolencias del cuerpo; y para los que buscan moldear su físico, existen clases dinámicas que ayudan a conseguirlo también”.

Pero ¿Cuál es la clave para cogerle el punto a este deporte? Pues, nos explica, “siempre digo que hay que probar distintos estilos y con profesores diferentes, no juzgar con una sola clase porque muchos se dejan llevar por la primera experiencia”. El principal mito que The gurú of yoga quiere desmentir de este deporte es que “por falta de flexibilidad no se puede asistir a una clase de yoga. En cada postura hay variantes para que se pueda adaptar a los mas y menos flexibles. También a los más y menos fuertes”. Además de que “no te pasas toda la clase sentado cantando mantras, respirando y con movimientos suaves”.

En general el cuerpo del yogui, persona que practica el yoga, “es delgado y un tanto fibrado“. Fernando nos explica que él lo combina con “el gimnasio para darle al cuerpo un poco de volumen. Con el yoga se alargan los músculos y ayudan a no perder su flexibilidad natural”. Además de que todo el cuerpo se beneficia: los músculos, los huesos, los órganos internos, la columna vertebral, la circulación sanguínea, la respiración. “Es una actividad muy completa“, afirma.

Yoga y sexo: la combinación perfecta

Si o llevamos al terreno sexual, “es increíble”, asegura Fernando, ya que “hay ejercicios de contracciones pélvicas y apertura de cadera que ayudan a incrementar la duración de las erecciones y a tener eyaculaciones mas poderosas”. Además, añade, “como se trabaja con la conciencia, es posible enfocarte en las zonas de placer con mucha mas presencia. La flexibilidad ayuda para intentar hacer posturas mas acrobáticas, sin duda, hasta de cabeza para la penetración”.

Al practicar el yoga desnudo, “el cuerpo está expuesto en muchas posturas, aunque quizás en la que queda más a la vista el rabo es la postura de la rueda o la del camello. En las dos se extiende la columna vertebral y se empuja el pubis hacia adelante o hacia arriba”. Para un chico activo, “la postura del sol deja la polla explícitamente a la vista”. Para ello, “hay que sentarse en la esterilla con las piernas extendidas y las manos detrás del cuerpo para levantarlo lo mas alto posible”.

En el caso de un chico pasivo se le podría facilitar mas la penetración en posturas donde queda el ano expuesto o el culo al aire, “como la postura del niño o en el perro mirando hacia abajo“. Quizás, apunta, “cualquier flexión de caderas en la que hay que doblar el tronco hacia las piernas, ya sea de pié o sentado”.

El yoga desnudo

La práctica del yoga desnudo no está demasiado extendida. En general, nos explica The guru of yoga, “siempre hay clases de yoga desnudo en las ciudades grandes, al menos en Europa y Estados Unidos. Aunque solo encuentras uno o dos profesores y me ha parecido extraño que no haya tantos en Barcelona. Yo siempre he podido hacer yoga desnudo en todos lados. Hasta en Singapur encontré un profesor”.

Lo más importante de su práctica es “aprender a perder el miedo a estar en pelotas.  Hacerlo desnudo es una forma de aceptar tu cuerpo tal cual es, sin prejuicios y es la forma mas transparente de expresarse con él”.  En el caso de Fernando, “además da una sensación de libertad absoluta, no hay nada que se interponga entre tu piel y la esterilla, o a veces entre tu piel y la de otra persona cuando se hace en pareja”. 

Pero, ¿hay alguna postura incómoda para los chicos? Pues, cuando se está recostado sobre el vientre puede “que se opriman con mas fuerza los genitales, como la postura del arco, en la que hay que alargarse sobre el vientre, coger los tobillos con las manos, presionar con el pubis en la esterilla y elevar la cabeza y  el pecho”. También, añade, “la postura del águila, de pie y cruzando una pierna sobre la otra, mientras se flexionan las rodillas al mismo tiempo, intentando mantener el equilibrio… Hay que encontrarle la técnica para no aplastar todo entre las piernas”.

Yoga desnudo y sexo

Hacer yoga con otro chico “es una experiencia sensual“. Aunque el yoga habla de “la abstracción de los sentidos (pratyahara), es innegable que somos de carne y hueso y cuando se juntan dos cuerpos existe un registro sensorial que convierte el contacto en placer”. Por ello, Fernando siempre intenta a través de una guía precisa “que los chicos se enfoquen mas en la forma de trabajar con la otra persona y no tanto en la sensación corporal. Aunque a veces es imposible cuando son principiantes, es normal y totalmente admitido”. También ocurre, señala, “que al principio, en los primeros contactos, se suele dar una posible erección, pero conforme van entrando en la clase desaparece”.

Pero es posible separar la mera práctica deportiva del sexo, “se puede conseguir con práctica, conciencia y voluntad. Cuesta trabajo pero se puede conseguir”. Cuando ocurre, añade, “los chicos se sorprenden de su capacidad para llevar la experiencia a algo mas profundo y no tan físico. Hay quienes se dejan llevar por completo por el contacto y lo disfrutan de otra manera”. 

Eso sí, aclara, “el final feliz no es parte de la practica de yoga desnudo. No es el objetivo. Sí hay gente que tiene erecciones, que lubrica un poco durante la clase, pero sin eyaculación. Incluso en las clases de tantra yoga no se permite el final feliz porque guardar el semen es una forma de aumentar la energía y la creatividad”. 

Yoga y vestuarios

¿Se podría organizar una sesión de yoga desnudo en el vestuario? Pues para practicarlo, nos aclara nuestro invitado, “se requiere de espacio, así que los vestuarios resultan un poco incómodos para ello”. Pero, quizás lo podamos intentar con “alguna postura en la que se pueda comprimir el cuerpo para una buena relajación después de una sesión del gym”.

Una que quizá podría funcionar es el cadáver en la pared. “Te recuestas en el suelo sobre la espalda y glúteos mientras subes las piernas al muro, se requiere de poco espacio y ayuda a la relajación y para mejorar la circulación después de un esfuerzo poderoso”.

¿Y a qué personaje famoso le gustaría invitar a una de sus sesiones de yoga desnudo? Pues, “en España, a Jaime Lorente, el actor que interpreta el personaje de Denver en la serie La Casa de Papel“. Mientras que en el terreno internacional, no le importaría tener una sesión con el actor Bradley Cooper“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s