Dani Jarque y el #desnudogratuito

Si entrase a nuestro vestuario y se presentase a nuestros chicos lo haría “desnudo” porque, como él mismo explica, en los vestuarios “me desnudo, ya que soy muy exhibicionista“. En los vestuarios y en la fotografía, donde nuestro invitado de hoy es todo un experto en el erotismo, tanto delante como detrás del objetivo. En sus trabajos le gusta hablar de la sexualidad, los límites o la censura. Él es Dani Jarque y el #desnudogratuito.

Daniel Jarque es… no, no, no soy Aida Nizar para hablar en 3ª persona. Sólo soy un chico manchego al que la provincia se le quedó pequeña. De dónde vengo importa mucho el qué dirán, aparentar normalidad… y eso nunca ha sido para mí. Mi madre siempre me decía al ver mis proyectos de Bellas Artes que tenía la mirada sucia porque hablaba, y sigo haciéndolo, sobre el erotismo, la belleza, la sexualidad, los límites, la censura… Para mi no hay nada sucio en una imagen. La “suciedad” está en los ojos del que mira.

Una vez desnudo y en un ambiente tan propicio para ello, como un vestuario, a Daniel también le gusta contemplar lo que le rodea y mirar a otros chicos desnudos. “Siempre miras, es imposible no hacerlo. Lo suelo hacer sutilmente, a no ser que descubra que mi mirada es bienvenida. Cuando encuentro gente exhibicionista entro en su juego y ellos en el mío”. 

Pero cuando se le pregunta si recuerda la primera vez que se sintió desnudo ante el mundo, su primer recuerdo es más de un desnudo emocional que físico. “Supongo que cuando salí del armario con mi familia y amigos. Tenía 15 años y fue la primera vez que fui tan sincero con alguien. Antes, más que vestido, me sentía disfrazado”.

Para Daniel Jarque la palabra desnudo solo puede tener “connotaciones positivas. Es lo más puro, sin complementos. Lo que no suele verse, la esencia“. Además, apunta, “es tan comercial, como pasa con los títulos de los clásicos de Hollywood. All about Eva es Todo sobre Eva, pero Eva al desnudo vende más”.

#desnudogratuito

Pero, ¿el desnudo puede ser gratuito o siempre tiene una explicación? “Mi ‘jascat’, como diría Noemí Argüelles, es #desnudogratuito. Si lo buscas en Instagram verás fotos mías en su mayoría, y de algunos amigos o ex amantes haciéndome tributos”.  Y es que, para Daniel, nunca ha tenido una explicación. De echo, añade, “me parecen tan ridículos esos perfiles que firman sus fotos en calzoncillos con frases de Pablo Cohelo y Mr. Wonderful. Si quieres presumir de cuerpazo o rabo es bienvenido, estamos deseando verlos. Ahórrate la justificación,  no cuela”.

Por otro lado, en una película, campaña publicitaria u obra artística, “el desnudo debe estar igual de justificado que la elección de actriz/actor, localización, luz, tono… siempre me ha molestado mucho que sólo se desnude de forma gratuita a las mujeres“. Desde hace muy poco, añade, “ha empezado a hacerse también con los hombres. También se les convierte en objetos. Desde luego no es lo ideal, pero al menos hay paridad”.

En su trabajo como fotógrafo, experto en erotismo, “suelo trabajar más sobre la idealización que sobre la naturalidad. Les hago reír para que se sientan cómodos y despreocupados, asumiendo también si hay algún límite por su parte. Les guío hasta dónde quiero llegar. De lo que pueden estar seguros es que saldrán guapos, imponentes, sexys. Al final siempre acaban usando mis imágenes como foto de perfil en Insta o/y Grindr”.

A la pregunta de qué le parece más morboso un hombre con poca ropa o sin ella, Dani no lo tiene muy claro: “depende del hombre… y la ropa”. Pero, se define, “supongo que siempre con algo de ropa, porque quiere decir que aún hay algo que poder quitarle. Aún “oculta” algo , ergo es un reto”.

Las situaciones más morbosas

La imagen más sugerente que ha tenido delante de su objetivo como fotógrafo fue una sesión en una piscina con “un montón de maricas guapos y cachas“. Los dos “a los que estábamos retratando se acababan de conocer, pero se tenían muchas ganas. Fue divertido ver como, cuando acabasen la escena (ponerse crema en la espalda de forma muy sugerente tumbados en una hamaca) acabarían yéndose al baño a follar“.

Pero, se confiesa, lo más morboso de verdad “me suele pasar cuando soy yo el que está delante del objetivo de mi chico. Él es mejor fotógrafo que yo y siempre se le ocurren fotones que hacerme. Y no hay sesión que acabemos sin parar para follar. De hecho tenemos dobles sesión, las fotos para Instagram y las personales follando”.

Pero, y ¿cuando no está trabajando? ¿Cuál es la situación más morbosa que ha vivido? “Trabajo con muchos dances, que siempre suelen ser guapos, con cuerpazo y muy exhibicionistas. En cuanto te descuidas están medio desnudos, sudando y marcando para que les mires. Es muy difícil estar centrado en lo tuyo así”.

Daniel Jarque y la censura

Con esta actitud y filosofía de vida, no es extraño que Daniel Jarque se tenga que enfrentar con la temida censura. “Me han borrado muchas fotos en Instagram por contenido no adecuado, así que voy perfeccionando la técnica para enseñar sin poder ser censurado. No obstante a veces sigo subiendo versiones censurables que sé durarán sólo unas horas, pero no puedo dejar de no compartirlas. Una vez borradas las vuelvo a subir recortadas o desenfocadas, marcando en el título que es la versión censurada. Siempre lo especifico para que todo el mundo sepa que la censura está muy viva en Instagram”.

Además de que “Instagram es falso“. Por ello muchos chicos son tan exhibicionistas en una aplicación o red social y luego les cuesta desnudarse en público. Para nuestro entrevistado ésto tiene una explicación. “Yo no soy @danieljarque, es la parte de mí que yo quiero que el mundo vea. Soy más que #desnudogratuito. El que quiera conocer el resto, que se lo curre”.

El fetiche sexual que a Daniel Jarque le gustaría explorar en sus fotografías es el del bondage, “me encanta”. Y, aunque asegura tener un montón de ideas, “al final nunca encuentro el momento, siempre estoy liado, nunca mejor dicho”. Pero, confiesa, “tengo mucho que experimentar del bondage. Mi chico me regaló un curso en pareja por mi cumple. Nos enseñaron muchas cosas que no estamos poniendo en práctica, así que eso debería cambiar”. 

Daniel Jarque en el vestuario

Pero, ¿y si tuviera que organizar una sesión de fotos con chicos en el vestuario? Para el fotógrafo, “lo más importante es la luz ️ y en los vestuarios suele ser un desastre. Es lo que diferencia el porno amateur del erotismo. Así que necesitamos focos”.

Seguro que en esta sesión a nuestro invitado no le importaría que participase Casey Spooner. “Me parece que tiene tanto rollo. Además con su último álbum SIR le ha dado un aire tan sexual a su imagen y vídeos. Se ha vuelto tan ‘pornomarica‘ de los 70 que me flipa”. Y si no fuese Casey, Daniel tiraría de algunos de los chicos de nuestro vestuario. Concretamente de @alvaritoimoreno. “Le sigo desde hace tiempo por su culo y por sus ojos. Por ese orden. Ambos me fascinan”.

Además de hablar de Dani Jarque y el #desnudogratuito, nuestro invitado no se quiere marchar sin contarnos su experiencia más morbosa en un vestuario. Ocurrió en mitad de una ‘pool party‘ a la que “fui con un ex rollo y, mientras todos bailaban, acabé en el vestuario con un chico que acababa de conocer. Nos presentó él. Nunca se enteró”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s