¿Quién dijo que el porno no era elegante?

El Acomodador ha vuelto a las salas de Cine X y lo ha hecho para echarle un ojo al último estreno de la productora porno Tetatita. Respete mi turno es el título de la escena que protagoniza la crítica del mes. Tras su visionado, El Acomodador ha vuelto al vestuario con una pregunta: ¿quién dijo que el porno no era elegante?

Nombre: Respete mi turno.
Productora: Tetatita.com.
Duración: 13:18 minutos.
Actores: Sergi Pérez y Enol Domènech .
Género: gay, parejas, sexo real.

Cuando las cosas se hacen sin pretensiones, el resultado es mucho mejor. Si lo que queremos es filmar a dos chicos manteniendo sexo en una casa, sólo necesitamos eso: dos chicos, una casa, sexo y, al menos, una cámara. No se necesita nada más. Sólo tener sensibilidad creativa para transmitir al espectador lo que allí está pasando, con la mayor naturalidad posible.

Y eso es lo que me he encontrado en la nueva escena de la productora de Bel Gris, Tetatita, Respete mi turno. Un corto protagonizado por dos chicos que viven juntos y en el que uno de ellos no respeta el turno del otro, ni para entrar en el baño, darse una ducha o coger algo de comer en la nevera.

No sabemos si son pareja, amigos o simples compañeros de piso. Ese, como ya sabemos, es el sello Tetatita, las no etiquetas. Sólo vemos a dos chicos que intentan convivir lo mejor posible, que comparten ducha y que, entre broma y broma, terminan follando.

Así de normal, de natural y real como la vida misma. Como ya dijimos al principio, no se necesita nada más. Ni incluso iluminación artificial, ya que juraría que la escena se nutre simplemente de la luminosidad natural exterior que entra por las ventanas. Y, de haber existido apoyo lumínico artificial, apenas se nota, y eso es maravilloso.

La escenografía parece sacada de un reportaje fotográfico de una antigua o clásica revista de moda. Un espacio idílico para dos chicos que follan para la cámara como si lo estuvieran haciendo en la intimidad. Ellos están disfrutando con lo que hacen y nosotros disfrutamos con ellos. Es así de sencillo y complicado a la vez.

Desconozco la trayectoria de los dos actores, Sergi y Enol, pero parecen más dos chicos sacados de la calle o el porno amateur que dos actores profesionales. Pero apenas se nota la diferencia y no tienen nada que envidiar a las grandes figuras del porno. Ellos aportan la frescura que la escena necesita y eso es de agradecer.

Lo mejor: La elegancia y el buen gusto de la escena.
Lo peor:
El sonido de la ducha, demasiado amplificado.
Una curiosidad:
Tetatita empezó como una productora heterosexual y poco a poco va abriendo sus miras.

Es real y creíble, otra de las bazas de Tetatita, que vuelve a tirar del recurso de la cámara espectador. Sí, una cámara poco invasiva, que está pero no esté, que se queda como apartada para no molestar, pero que no se pierde nada de lo que allí está pasando.

Los planos son bonitos, como la escenografía, la luz o la música, de nuevo cortesía de Bel Gris, su voz y su guitarra. Porque ¿quién dijo que el porno no era elegante? Pues el equipo de Tetatita no sabe hacer porno si no es desde la elegancia, con sus buenas dosis de morbo y de libertad sexual, que es lo que nos encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s