El Niño Polla Gay

Ha hecho del exhibicionismo un estilo de vida desde que con 14 años descubrió el placer de andar desnudo en una playa nudista. Aunque reconoce que no es necesario un buen cuerpo para enseñarlo, sí cree fundamental aceptarse a uno mismo como es y con lo que tiene. Y él tiene un gran pene, que le ha merecido el calificativo de El Niño Polla Gay.

Es gallego, pero a sus 29 años, reside en Madrid, donde sus amigos lo conocen como la versión gay de Jordi El Niño Polla, un actor porno heterosexual de grandes dimensiones. Viendo las fotografías de Rogetriki2, que así es como te lo encontrarás en redes sociales, no hay mucho más que añadir.

Asegura que todos llevamos un exhibicionista dentro, “en mayor o menos media, de una u otra manera. Sólo hace falta que cada cual investigue hasta dónde está dispuesto a llegar”. A la pregunta de si lleva dentro un actor porno en ciernes y le gustaría dedicarse a ello, lo tiene claro, “el porno amateur es uno de mis hobbies favoritos desde mi adolescencia”.

De hecho, nos explica, “tengo un disco duro en el que almaceno más de 14.000 archivos entre fotos y vídeos de todo tipo y de gente con la que he estado”. Además, sacia esa vena exhibicionista en varias webs amateur, asegura que “han llegado a ofrecerme grabar una película porno pero, al final, todo quedó en el aire”.

En una playa nudista empezó

Fue con 14 años cuando descubrió que llevaba el exhibicionismo dentro. “Me fui con mi mejor amigo de viaje a casa de mis padres en Tenerife. Fuimos de escapada a una playa y al llegar nos dimos cuenta de que se nos había olvidado el bañador. Así que decidimos bañarnos desnudos. Los primeros 20 minutos fueron un empalme constante y una mezcla de nervios, vergüenza y a la vez excitación. Pero la sensación de bañarte desnudo no es comparable con nada, ni se puede explicar. Hay que probarlo”.

Su entorno más cercano no está muy al tanto de esta afición, ya que su familia “sólo sabe que voy a playas nudistas, nada mas, ya que en mi casa siempre ha sido un tema tabú”. Pero sus amigos sí, además, añade, “tengo la suerte de poder compartirlo con ellos porque también les gustas. Desde quedadas nudistas en mi casa, cenas, piscina y barbacoa, ir al pantano o playas.

Aunque, Rogetriki2 es consciente de que “siempre que te expones en redes sociales o en cualquier otro canal corres el riesgo de no gustar a todo el mundo. Pero a la vista está que no es un tema que me preocupe”. Y es que para exhibirse “no necesitas tener un cuerpo 10, pero sí es importante quererse a uno mismo y aceptarse tal y como eres. Porque todos tenemos defectos”.

Lo que más y lo que menos le gusta de su cuerpo

La parte de su cuerpo que más le gusta “es, sin duda, mi rabo, ¿para qué mentir?”. Ya que es el que mas satisfacciones le ha dado. Y a la hora de elegir la que menos también lo tiene claro: sus pies. “Aunque suene raro, prefiero enseñar la polla antes que los pies. Creo que son muy grandes”.

Sobre los centímetros que cuelgan entre sus piernas, es una pregunta a la que nuestro invitado de hoy está más que acostumbrado, “es habitual y casi obligatoria“. Por ello, “siempre respondo lo mismo y es que nunca he tenido la curiosidad de coger un metro. De momento nadie se ha quejado. Con eso me quedo”.

Rogetriki2 ya era consciente de que su sexo era de dimensiones mayores a la habitual cuando, de pequeño, “en las típicas sesiones de tonteos y pajas con amigos, se quedaban bastante asombrados“. No necesitaba que le dijeran nada, ya que “su cara lo decía todo”. Un gran miembro que le ha dado más satisfacciones que problemas, “aunque también ha habido alguno que al vérmela me ha dicho que era incapaz de metérsela”.

Lo más morboso que ha hecho

La experiencia más morbosa que ha capturado con su cámara, fue antes de un viaje en avión, haciendo cola para entrar en el baño. “Me puse hablar con un azafato, increíblemente guapo. Cuando llegó mi turno de entrar en el servicio, sin decir nada, se metió conmigo y me pidió que lo follara allí mismo”

Rogetriki2 tiene pareja desde hace nueve años y tiene la suerte de que “él es igual que yo o más, sin duda”. Además de que “nunca me ha puesto límites”. Por ello, confiesa, que morbos tiene muchísimos, “no suelo negarme a nada”. Pero, sin duda, “el más frecuente es practicar sexo en lugares públicos”.

Sobre todo los vestuarios del gimnasio, que “son sinónimo de morbo, sobre todo las duchas: tíos en ropa interior, en mallas, desnudos, olores y todo tipo de hombres. Desde mirones, sólo exhibicionistas, y los dispuestos a todo. Creo que es un gran sitio para ligar y uno de mis preferidos”.

Por ello el Niño Polla Gay tenga pocas fantasías por cumplir. Porque siempre que le ha surgido una oportunidad y le ha apetecido, “no he sido capaz de negarme, aunque sólo fuera hacerme una paja acompañado de otro tío con la inquietud de poder ser pillado en cualquier momento. Hacerlo entre las propias taquillas, los baños o las duchas”.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ISmael dice:

    muy buena Historia y lo guapote que eres

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s