Un alma libre y morbosa

César es un cordobés de 38 años, afincado en Madrid desde hace 13, que se presenta como actor y entrenador personal, además de como una persona alegre, lista,con sentido del humor y algo de morbo, “o eso dicen”. En redes sociales lo encontrarás como Gorrión Madrid, donde explora su faceta más narcisista y exhibicionista, además de dejar patente que es un alma libre y morbosa, que hoy se desnuda en cuerpo y mente en nuestro vestuario.

Gorrión Madrid

A mí modo de ver las cosas, hay muchas formas de exponerse en redes sociales y yo elijo el desnudo

En redes sociales, César se ha creado un personaje virtual, Gorrión Madrid, que no deja de ser “una proyección de una parte de mí, mi ‘alter ego‘”, explica. Es “parte más narcisista y reconozco que estoy enganchado, me encanta ‘retocar’ las fotos, buscar letras de canciones que estén en sintonía, posar y conocer a fotógrafos, así como a gente maravillosa que ve más allá del desnudo”.

César reconoce que mentiría si dijese que recibir más o menos ‘likes‘, o tener más o menos seguidores no afecta. Pero, añade, “soy muy consciente de que ésto es un juego y, honestamente, cada vez me importa menos la respuesta que obtenga. En mi perfil hay fotazas que no tienen tanto ‘like’ y antes eso me molestaba, pero hay que saber dónde se juega e Instagram no es una aplicación artística, se valora mucho más la naturalidad. Y, en mi caso, quien quiera verme natural que me invite a un café, jejeje”. Ya que, afirma, “me divierte el juego y, hasta ahora, me compensa”.

Gorrión Madrid

Gorrión Madrid

Muchos serán los que se han preguntado por qué el alter ego de César es un gorrión. Él tenía claro que quería cambiar su nombre real y separar su faceta como actor y optó por este porque “me encantan los gorriones, son pequeños, supervivientes, alegres, simpáticos y, sobre todo, libres“. Además de ser animales que”se adaptan a campos y ciudades del mundo entero”, añade.

 

Gorrión Madrid no tiene reparos en reconocer que, en parte, “soy exhibicionista con mi cuerpo, pero no a nivel personal”.  Ya que, se explica, “me parece que  otros se exponen mucho más mostrando en redes cómo, dónde o con quién están. A mi modo de ver hay muchas formas de exponerse y yo elijo el desnudo“.

Lo que sí le sorprende es que, a día de hoy, “siga provocando desnudarse, incluso ofendiendo, con la que está cayendo… Vamos hacía atrás en cuanto a libertades, ya que el desnudo no es pornografía“. Pero, aunque lo fuese, “tenemos un problema si nos ofende y todas las atrocidades políticas y sociales que vemos a diario no lo hacen”.

Gorrión Madrid

Hablando de desnudos, cuando César se mira sin ropa delante de un espejo, ¿qué es lo que ve?. “Vaya preguntita, llevo días pensando la respuesta”.  Sin ponerse profundo, aclara, “diré que depende de cómo me encuentre. Hay días que me miro y otros que me veo. Una veces el reflejo me parece bonito y otras no tanto. Eso sí, intento ser amable conmigo”.

“En mi adolescencia era otro físicamente. Y no me gustaba nada lo que veía en el espejo. Me lo he currado para cambiar eso, hoy me gusto bastante más. Otra de las razones sin duda por las que ahora me exhibo tanto. Todos esos ‘likes‘ que nunca tuve me siguen sorprendiendo ahora”.

Si tuviera que quedarse con algunas partes de su cuerpo, lo hace con dos, los ojos y el abdomen. ¿Complejos? “Muchos, pero confesables no”. Eso sí, añade, “intento superarlos y no me ayuda resaltarlos en público. Y condicionaría a quien me mira, ¿no?”.

Gorrión Madrid

Gorrión Madrid

Gorrión Madrid

Si analizas con lupa su cuerpo te encontrarás con diez tatuajes, bueno, nueve, “si cuenta como uno las alas que tengo en cada uno de los gemelos”. Pero el que más le gusta a Gorrión es  el primero que se hizo, “la palabra ‘empatía‘ escrita en árabe, en el interior del brazo izquierdo”.

César es un hombre velludo “en todos los rincones de mi cuerpo, jejeje”. Una actitud que no lo considera una filosofía de vida ni ir más allá. “Me gusto más con pelo. Y por lo general también me gustan así. Siempre pensé que era ‘mini-bear’ ( porque soy pequeño), y ahora resulta que soy ‘nutria‘… ¡No me gusta nada! jejeje”.

Cuando posa delante del objetivo de una cámara, en sesiones de contenido homoerótico, explica que es un trabajo en equipo con el fotógrafo, en el que “tenemos que estar de acuerdo con lo que queremos transmitir. Aunque a veces solo sea mostrar al ‘chulo‘. Pero ir a una. Hay muchos factores en juego. Luces, ángulos, atmósfera, pose, actitud.. y me fascina cuando conseguimos unirlo bien  todo”.

A la hora de vestir, o no, sus partes íntimas, es más partidario del slip, siempre, “aunque más sexy sin nada”. Confiesa no ser una persona fetichista y, de hecho, “me sorprende y me encanta, a la vez, la cantidad de fetiches que tienen los demás”. Aunque, si tuviera alguno, “el único, quizá es el olor. Me vuelve loco según que axila“.

Gorrión Madrid

Sobre cómo se cuida para lucir ese cuerpazo, la respuesta está en su trabajo como entrenador, que le obliga a estar activo físicamente casi todo el día. Eso sí, aclara, “cuando tengo más tiempo, entreno de manera más organizada, pero por lo general voy entrenando como puedo”. También acude, una vez a la semana, a sesiones de electroestimulación y, por lo demás,”debería cuidarme más en cuanto a cremas y cuidados de la piel, pero no lo aún. Tarea pendiente”.

Cuando frecuenta los vestuarios de su gimnasio, como va a trabajar, suele ser de los que se tapan, más que destapan, “y bastante a mi bola”. El gimnasio al que acude “Es de ambiente relajado, de barrio, por lo que vas a entrenar y ya. Además, me tienen muy visto”.

Fantasías en el vestuario, “de momento no”, aunque “un vestuario es un buen sitio para cumplir cualquier fantasía”. Como le pasó a él cuando “hace años, en otro gym, con duchas abiertas,un chulazo me gustó tanto que me empalmé en un segundo, y casi muero de vergüenza. Se me notó tanto que se acercó, me comió la boca y me invitó a su casa para acabar lo empezado. Aún me excita pensar en ese momento”.

A la preguntaría de si ¿se desnudaría integralmente para nuestro vestuario? él responde que “¿No lo he hecho un poco ya?”. Pero la mejor respuesta es ver a este alma libre y morbosa en las fotografías que le han realizado Javi Huertas  y Adam Kof

Gorrión Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s